Cuando capacitación de los empleados no llega a suceder por sí misma… hay que impulsarla

Cuando capacitación de los empleados no llega a suceder por sí misma… hay que impulsarla

Es un hecho muy claro… quisiéramos trabajar en los mejores restaurantes Santa Fe o Polanco o del mundo solo porque tenemos conocimientos en ámbito de restaurantes y como en toda industria, no sucede justo así.

Para tirar a estándares más altos, es necesario que te estires y te encuentres a la altura de dichos estándares.

La mejor forma de conseguir esos estirones es a través de la capacitación.

Son pocos los casos en donde un empleado toma la iniciativa propia de querer mejorar y buscar por ende una capacitación que lo ayude a crecer.

Resultado de imagen para levantar la moral de mis empleados podcast

Por lo que general, la capacitación de los empleados sucede como el resultado de un esfuerzo consciente por parte del capacitador y el aprendiz.

Y para ello existen diversas capacitaciones y dependerá también del puesto en el que te encuentras y por supuesto de tus propias aspiraciones para crecer dentro del mundo restaurantero.

Como parte de la gerencia, habrá que impulsar a su vez a que tus empleados sean mejores cada vez en lo que hacen y para ello hay que capacitarlos constantemente.

Hace tiempo asistí a un curso de capacitación que tenía rumbos claros como:

1) Enfatizar los “hacer” en lugar de los “no hacer”

Con frecuencia se tiende a decir lo que no deben hacer. Hacer un ajuste e hincapié en lo que deben hacer en la tarea y evite usar el “qué no hacer”.

Las únicas excepciones a esta regla son los puntos, que implican directamente la satisfacción o seguridad del huésped. De lo contrario, ¡hay que ser positivo!

2) Trabajar de lo conocido a lo desconocido

Los alumnos pueden aceptar el entrenamiento más rápido si la nueva idea, tarea o concepto está conectado con un conocimiento establecido.

Esta técnica a veces denominada “puente” nos permite movernos rápidamente de un punto a otro para alcanzar nuestro objetivo en lugar de intentar saltar el cañón de un brinco.

3) No hablar en un idioma “extranjero”

Las palabras de moda, la jerga o el idioma extranjero significan lo mismo. Palabras que usamos y entendemos en nuestra industria, nuestro negocio o nuestro restaurante pero que son desconocidas para el público en general.

La lista puede ser interminable. Si debes usar una palabra, primero defínela y luego úsala.

Si no tienes que usar jerga: ¡no lo hagas!

A veces gusta impresionar a los alumnos con un uso amplio y expansivo del vocabulario pero recuerda, el objetivo es el entrenamiento de la tripulación, no la alimentación del ego.

4) Divide las tareas complejas en tareas básicas

Un banquete se come mejor en bocados, en lugar de uno continuo.

Toma una tarea complicada de muchos pasos y divídela en varias tareas de menos pasos.

Luego capacita al empleado en cada tarea por separado hasta que se domine toda la tarea complicada.

5) Una nueva tarea se aprende haciendo

La mayoría de nuestras habilidades para el empleado por hora son para tareas manuales y musculares.

Por lo tanto, si deseas que el alumno aprenda a realizar las tareas, debe tener la oportunidad de realizarlas durante el proceso de capacitación.

Una y otra y otra vez, porque no solo aprendemos más rápido al hacerlo, conservamos la habilidad por más tiempo si se está repitiendo.

  • Prev Post
  • Next Post
Facebook
Twitter
YouTube
LinkedIn
Instagram